ver precios

lectura de registros akashicos ¿Que son los Registros Akáshicos? Los registros akáshicos son una memoria del alma. Es el registro o archivos del viaje del Alma donde podemos acceder a nuestra memoria celular, nuestros recuerdos, ver cosas que nos suceden para evolucionar.
Son una dimensión de la conciencia que contiene un registro vibratorio de cada alma a lo largo de su viaje. Durante el proceso de acceso, o «apertura» de los Registros Akáshicos, pasamos desde un estado de conciencia humana ordinaria hasta un estado de conciencia universal divina en el cual reconocemos nuestra Unidad con lo Divino en todos los niveles. Este estado de conciencia nos permite percibir las impresiones y las vibraciones de los Registros.

¿Qué es el Akasha?

Akasha es una palabra sánscrita que significa sustancia primaria, de la cual todas las cosas han sido formadas. Es el primer estado de la cristalización del espíritu. Esta sustancia akáshica o primaria es de una finura exquisita, y es tan sensible que la más ligera vibración de un éter en cualquier lugar del universo hace que quede registrada una impresión indeleble sobre ella.
Cuando hablamos del Akasha, la sustancia primaria, nos estamos refiriendo a la energía en su primer y más primitivo estado, antes de que haya sido dirigida por nuestros pensamientos individuales, y afectada por nuestras emociones en esta vida. Esta energía es una cualidad de la Luz, tanto en un sentido físico como espiritual. Es una cualidad de la vitalidad, individualizada exclusivamente como almas específicas. El Akasha nos permite abrir nuestros registros.

¿Qué aportan los Registros Akáshicos ?

Ocurren 3 procesos: información, sanación, liberación de karma. Nos ayudan a evolucionar, resolver bloqueos emocionales, psicológicos y espirituales presentes en nuestra vida actual.
El Akasha está organizado de tal forma que nos permite a los seres humanos interactuar con este recurso espiritual y obtener vislumbres, orientación y comprensión dentro del tiempo y el espacio terrestres. Los Registros Akáshicos cambian y se expanden constantemente. A medida que nuestra alma evoluciona a lo largo del tiempo, nuestros Registros se ajustan a fin de reflejar nuestro crecimiento, y se hallan en un estado continuo de refinado, en la medida en que nos alineamos con nuestra perfección y manifestamos esa perfección en nuestra vida terrestre. Por tanto, podríamos ver los Registros como un cuerpo intermediario de toda posibilidad, probabilidad y eventualidad pasada, presente y futura. A través de ellos podemos entender y obtener directrices, a medida que nos abrimos en nuestro interior al viaje que nos llevará a convertirnos en nuestro yo óptimo en el mundo físico.
En los Registros podemos ver y rastrear nuestras distintas encarnaciones. Así, en esencia, los Registros Akáshicos son al mismo tiempo un diseño perfecto a nivel del alma y el catálogo de experiencias de un alma individual a medida que crece en conciencia de sí misma como ser espiritual, divina en naturaleza y manifestándose en el campo físico de la Tierra.